Muchas personas a lo largo de su vida atraviesan una mala situación económica que hace tambalear su vida. Son muchos los factores que pueden influir en  esto: perder el empleo, un mal funcionamiento del negocio, malas inversiones, problemas personales… En precisamente en estas situaciones, cuando tenemos que tener mayor cuidado a la hora de manejar el poco dinero que podamos tener. Para que este proceso de administración sea más sencillo, queremos compartir con vosotros una serie de sencillos consejos que os vendrán muy bien.

Evaluar nuestra situación financiera

evaluar nuestra situación financiera

Lo primero que deberemos hacer ante una mala situación económica, será realizar una evaluación de nuestro caso. Si gastamos más de lo que ganamos, es señal inequívoca de que algo no anda bien. Lo más inteligente será determinar si los gastos que realizamos son prioritarios o si podemos evitarlos.

Para realizar ese estudio, es necesario dedicarle el tiempo que sea necesario y tener anotados todos nuestros gastos. A partir de ahí, realizar un presupuesto de gasto que podáis cumplir.

Para poder salir de una mala situación económica, es muy importante ser fuertes y no caer en la tentación de gastar en caprichos innecesarios.

Eliminar los gastos innecesarios

Aunque duela mucho, los primeros gastos que debemos eliminar de nuestra lista son aquellos que podamos considerar como “caprichos”. Si te paras un poco a pensar, te darás cuenta del dinero que puedes llegar a destinar a esta partida.

También es muy importante dejar de hacer cosas fuera de casa que supongan un gasto extra y empezar hacerla en casa. Por ejemplo, cenar todos los fines de semana en restaurantes o ir al cine de forma habitual. De esta forma conseguirás ahorrar mucho dinero.

Crear un fondo de emergencia

Cabe decir, que este fondo lo debemos hacer antes de encontrarnos en una mala situación económica. Si no es así, difícilmente podremos crear ese fondo de seguridad. Si somos capaces de tener este colchón económico, podremos hacer uso de él cuando ocurra cualquier situación inesperada. Además, nos proporcionará cierta tranquilidad en esos momentos complicados.

Paga todas tus deudas

problemas de la crisis financiera

Una vez que hemos entrado de lleno en el bache económico, lo primero que deberíamos intentar hacer, es pagar aquellas deudas que tengamos, más aún si llevan asociado algún tipo de interés. En este caso, hacer frente primero a las que os cobran mayores intereses.

No te quedes de brazos cruzados

Todo lo demás puede resultarnos muy útil, pero nunca debemos quedarnos de brazos cruzados ante estas situaciones. De hacerlo, lo único que estaremos haciendo es perder el tiempo, un tiempo que puede sernos muy valioso para conseguir cualquier otra fuente de ingresos. Sólo hay que buscar y detenerse a pensar que medios podemos utilizar para aumentar nuestros ingresos.

El lado bueno de haber pasado una mala situación económica, es que habremos aprendido a manejar de forma más inteligente nuestros recursos, para evitar volver a caer en esa situación.