En uno de los últimos post, hicimos la primera parte sobre cómo afecta la reforma fiscal a los pensionistas, donde descubrimos muchos factores, como que si quieren invertir, es mejor esperar a 2015, hoy os traemos la segunda parte con más novedades tras la reforma aprobada por el gobierno para el año que viene.

Fuente: publico.es
Fuente: publico.es

A lo ya comentado habría que añadir que, para poder acceder al ahorro depositado en un plan de pensiones antes de la edad de jubilación, hasta ahora es necesario o bien padecer una enfermedad grave o bien encontrarse en una situación de desempleo de larga duración. Sin embargo, con la nueva reforma se eliminan estos dos requisitos, únicamente tendrá que pasar un mínimo de 10 años para hacer líquidas las aportaciones. Un detalle importante para aquellos que han aportado dinero a un plan de pensiones antes de la crisis, ya que pueden beneficiarse del régimen transitorio.

Hasta ahora es posible aplicar un coeficiente reductor del 40 por ciento a las rentas que se perciben como capital siempre que el producto se contratase antes de enero de 2007, pero con la reforma, se limita el aplicar éste en función de plazos, es decir, en función del momento en el que el trabajador se jubile o haya jubilado.

De modo que para el que se ha jubilado antes de 2009, solo podrá aplicar el coeficiente si rescata su dinero antes de finales de 2016. Para quienes se retiraron entre 2009 y 2014, el plazo se amplía hasta 8 años desde la fecha en cuestión. Y por último, si se continua trabajando, sólo podrán aprovechar el coeficiente reductor si reciben la prestación en los dos siguientes años a la fecha en la que abandonen el mercado laboral.

Por tanto la recomendación es que hay que estar muy pendiente de que estos plazos no se cumplan, ya que de lo contrario, no podrían acogerse al beneficio fiscal del coeficiente del 40%.