En realidad no son 5 sino 100.000 o más cosas las que una persona debería saber antes de lanzar su empresa, pero si tenemos que destacar algunos de los conocimientos más básicos e imprescindibles, esos serían los que comentamos a continuación:

1. Saber lo que es un business plan, entenderlo y aplicarlo

Un business plan no es un estudio minucioso del mercado, producto y formación de tu empresa para aprobar un MBA o entregar a un inversor y así conseguir un objetivo a corto plazo. Un business plan en el lugar donde encontrarás las respuestas sobre las posibilidades de tu negocio, los distintos caminos estratégicos a seguir y sus posibles consecuencias. Se trata de una guía a seguir que tienes que mantener actualizada si quieres que te sirva de algo.

2. Entender los números y saber muy bien qué es el flujo de caja

Son muchas las personas que encuentran la excusa de “yo soy de letras” para dar a entender que no tienen por qué saber de cuentas para crear un negocio. Lo malo es que tampoco están al tanto de que “el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento”, y por lo tanto, si tus cuentas están mal realizadas por ti o por un tercero que hayas contratado, serás tú quien asuma las consecuencias.
estudios online mba

3. Gestionar personas

Si tu objetivo es tener una empresa, no trabajar simplemente como autónomo, tendrás que aprender a gestionar personas. Esto, como todo es algo con lo que uno no nace aprendido por lo que no viene nada mal hacer algún curso o contar con una asesoría de recursos humanos que te indique algunos procedimientos para generar buen ambiente a la hora de trabajar, organizarse y sacar todo el talento de tu equipo sin que se sientan exprimidos.

4. Planificar proyectos

Coordinar los tiempos, el equipo, los recursos… y todo ello teniendo en cuenta cual es el margen de presupuesto con el que se cuenta para obtener los beneficios suficientes como para que salga rentable parece algo muy básico pero que no siempre es tan fácil. Todo es cuestión de organización.

5. Observar y aplicar

Los pequeños e incipientes negocios cuentan con la ventaja de no tener una amplia estructura que mantener y por ello se pueden permitir el lujo de probar al mercado, observarlo y aplicar las mejoras que se consideren una vez que se hayan realizado las mediciones pertinentes. Ser así de estratégico y flexible es lo que te puede dar valor como emprendedor y conseguir llevar a tu empresa a lo más alto.

Como ya os comentaba en la introducción, aunque estos son conocimientos fundamentales para todo emprendedor, no cabe duda de que para que una empresa tenga éxito se necesita mucho más. Estos y otros conocimientos se pueden adquirir con un completo MBA en dirección y administración de empresas como el que ofrecen en Eaeprogramas.es, así como conformando un equipo multidisciplinar que pueda solventar tu desconocimiento sobre determinadas materias.

– POST PATROCINADO –