Los seguros de hogar se han convertido en la mejor herramienta ante cualquier problema que podamos sufrir en nuestra vivienda. El problema es que no todo el mundo tiene acceso a ese seguro debido a problemas económicos, siendo los parados y las amas de casa los colectivos con mayor dificultad a la hora de realizar la contratación de este tipo de seguros. Esto se puede observar en el último informe realizado por el comparador de seguros Acierto.

Si nos fijamos en la figura del desempleado, el 38% no tiene un seguro de hogar, por lo que un percance en su hogar puede agravar la situación económica de la familia. De igual forma, el 20% de las amas de casa no disponen de un seguro que cobra especial relevancia cuando se trabaja en el domicilio.

Asimismo, en cuanto los seguros de vida, llaman la atención varios de los datos recogidos por el comparador. Estos ponen de manifiesto que el 57% de las empleadas del hogar (el 97,3% son mujeres) no dispone de este tipo de póliza, pues aseguran que no pueden permitírsela.

Las cifras muestran la delicada situación de este grupo, así como de los parados, que alegan la misma razón para no tener un seguro de vida (solo el 28% lo tiene) o médico (el 17%). De hecho, la coyuntura es crítica para el 7% de este colectivo, que asegura no disponer de ningún seguro por falta de ingresos.

El hogar supone más del 30% del presupuesto anual

Según datos de la encuesta Presupuestos Familiares, cada hogar español gasta 9.181 euros en la propia vivienda en concepto de agua, electricidad, gas y otros. Esta cifra supone el 30,7% del presupuesto total de cualquier hogar.

También te puede interesar:
Se amputa un brazo para cobrar el seguro

Se puede entonces concluir que es más necesario, si cabe, tener un seguro que cubra los posibles imprevistos que puedan surgir en el día a día. Es por eso que los parados (especialmente los de larga duración) y las amas de casa, se sitúan en una posición cada vez más vulnerable.

Esto conlleva vivir con el riesgo de no poder afrontar un imprevisto como la rotura de la vitrocerámica, averías en los electrodomésticos por cortes de luz o daños por agua. Estos últimos son los más comunes, pues superan los 2 millones de siniestros anuales en nuestro país.

Las coberturas básicas, una posible solución

Aún a sabiendas de la dificultad de estos colectivos para contratar un seguro de hogar, hay compañías que disponen de muchas facilidades para que la prima se ajuste lo máximo posible a las coberturas que son realmente necesarias. Algunas aseguradoras dan la opción de personalizar la póliza, cubriendo únicamente los bienes que el usuario quiera proteger. Otras, en cambio, ofrecen coberturas básicas que probablemente se ajusten ya a las necesidades del asegurado/a.

Es, probablemente, la solución más económica ante una situación difícil, pero que puede evitar problemas mayores.