Aprovechar las vacaciones universitarias para trabajar 

Con la llegada del verano, cualquier estudiante de universidad tiene tres meses de descanso. Tiempo más que suficiente para desconectar, tener tiempo de ocio, pero también para poder tener algún proyecto profesional. De hecho, existen muchos universitarios que trabajan durante el verano y por ejemplo, disfrutan de prácticas de empresa. En ese caso, conviene tener un nivel de expectativas adecuado, es decir, entender que nadie gana un gran sueldo por el hecho de tener una beca, sin embargo, poder tener experiencia es un requisito más que necesario a la hora de optar a cualquier oferta de empleo.
En otras ocasiones, algunos estudiantes de universidad también aprovechan el descanso estival para sacarse el carné de conducir. En otros casos, algunas personas también apuestan por participar en los cursos de verano que se organizan en las diferentes universidades. Se trata de cursos breves pero intensos, es decir, es posible aprender muchas cosas nuevas y hacer contactos de trabajo.

Por supuesto, también existen universitarios que viajan al extranjero en los meses de julio y agosto para aprender idiomas y poder tener una experiencia diferente. Otros jóvenes también trabajan como camareros en un bar de copas, como canguros cuidando niños o en fábricas para poder ganar un dinero extra y hacer frente a los gastos del curso académico.

Imagen: NGV