Tampoco vayamos a confundirnos, no es un tipo que personalmente me caiga muy simpático pero valoro lo que hace porque implica sacar a la luz asuntos, temas e historias que, de otro modo, se quedarían en el tintero bajo el manto de los titulares estereotipados y fuera de telediarios o tertulias más o menos sonrosadas. Por eso creo que las películas de Michael Moore tienen interés y como además están muy bien documentadas también les dio cierta alta credibilidad.

Su próximo objetivo: las grandes corporaciones que se han comido los fondos entregados por el gobierno estadounidense. Promete además que esta vez es “algo personal”. El estreno será en Estados Unidos allá por el mes de septiembre u octubre sin que tengamos noticias de cuándo llegará al resto del mundo y en que condiciones.

Una mirada más a los acontecimientos no puede hacerle daño a nadie.

Más cine en | Soycritico

Enlace | blogdecine