Claves para la gestión financiera de una clínica dental

En cualquier negocio, una correcta gestión financiera es clave para el buen funcionamiento de la misma. No tener control sobre las finanzas, puede llevar al cierre del negocio. Todo esto es importante para cualquier tipo de negocio, pero hoy queremos centrarnos en dar algunas claves para mejorar la gestión financiera de una clínica dental para un mejor funcionamiento de la misma y conseguir ser más competitivos ante la competencia.

Ponerse en manos de una empresa en consultoría dental

Una de las cosas más efectivas para mejorar la gestión financiera de una clínica dental, es contratar los servicios de una consultoría especializada en este sector y que ofrezca servicios específicos orientados a mejorar los resultados. Este tipo de empresas se encargarán de analizar la situación actual y ofrecer estrategias y propuestas con el objetivo de aumentar el valor del negocio.

Clasificar los costes en fijos y variables

Otra de las claves en cualquier clínica dental, sería conocer los costes que son fijos y cuales son variables. Los costes fijos son los que siempre estarán presentes independientemente del número de pacientes atendidos. Aquí tiene cabida los gastos en electricidad, servicio de Internet, los sueldos de los empleados o el alquiler del local por poner algunos ejemplos.

Dentro de los costes variables nos encontraremos aquellos que dependerán del número de pacientes que sean atendidos. Aquí se encontrarían los materiales utilizados o los servicios prestados por terceras personas para determinados tratamientos, por poner varios ejemplos.

Una vez que tengamos clasificados estos costes, será posible responder a preguntas como cantidad mínima a facturar para cubrir los gastos o cuánto cobrar por cada servicio.

Calcular el coste hora del sillón

Aunque pueda sonar raro, conocer el coste hora del sillón es muy importante para cualquier clínica dental. A hora de calcular este precio, deberíamos tener en cuenta varios datos:

  • Gastos fijos de la clínica
  • Número de horas al mes que está abierta la clínica
  • Número de sillones dentales que tenga la clínica.

Con todos estos datos, el coste hora se obtendría de dividir la suma de los gastos fijos entre el número de horas que la clínica está abierta al mes. El resultado habría que dividirlo entre el número de sillones dentales que tenga la clínica. De esta forma se conseguirá conocer el coste hora del sillón en tu clínica.

Calcular la rentabilidad de cada tratamiento

Partiendo del coste hora del sillón podremos conocer cuáles son más rentables y cuáles son menos. Dependiendo del caso, la forma en la que podemos actuar varía considerablemente.

Qué hacer con los tratamientos menos rentables 

Que un tratamiento sea menos rentable que otro, no significa que haya que aumentar su coste. En muchas ocasiones, ese tratamiento puede actuar como gancho para captar un mayor número de pacientes. Por ejemplo, un paciente que vaya a empastarse una muela y salga contento del servido dado, lo más probable es que en un futuro, ante cualquier problema mayor, también acuda a la clínica.

Cuando hablamos de menos rentabilidad no nos estamos refiriendo a perder dinero, sino que las ganancias sean menores que en otros tratamientos.

Qué hacer con los tratamientos más rentables 

Con aquellos tratamientos que más rentables sean, el objetivo principal debería ser maximizar los beneficios. En este sentido, sería muy importante realizar un estudio para ver que gastos se pueden optimizar, pero siempre que el servicio no se vea afectado.

Otra de las cosas que se pueden hacer con este tipo de tratamientos, es trabajar con aquellos que nos den mayor margen de beneficios a la hora de lanzar ofertas y promociones con las que llamar la atención de los posibles pacientes .

Buscar nuevas estrategias

Una vez que conozcas los diferentes costes y la rentabilidad de los distintos tratamientos y los márgenes que deja cada uno de ellos, una buena práctica sería analizar los presupuestos no aceptados del último año para ver que se puede hacer para que no vuelva ocurrir. La mejor opción pasa por rebajar los precios, pero también se puede trabajar en ofrecer servicios extras que la competencia no ofrezca.

Marketing y publicidad

Por último, no hay que olvidarse del marketing y la publicidad. Se trata de la forma más eficaz de dar a conocer nuestros servicios, así como las ofertas o precios que tengamos en cada uno de los tratamientos. Apostar por una campaña agresiva puede ser buena opción para captar el mayor número de pacientes posible.

Esperamos que estas claves que hemos compartido os sean de gran ayuda a la hora de mejorar la gestión financiera de vuestra clínica dental.

Ir arriba