La salida del Reino Unido de la Unión Europea, o Brexit como también se lo conoce, ha sido uno de los tópicos más importantes de los últimos años en el plano de la política internacional. Con la fecha postergada y la decisión de la UE de un aplazo hasta Octubre, el Parlamento Británico tiene la oportunidad de organizar la salida ordenada que Theresa May no pudo concretar desde el referéndum de 2016.

Son cientos los sectores de la economía británica que se verían afectados por esta medida. Pertenecer tantos años al tratado de libre comercio entre países del continente europeo han hecho que sectores como la salud, el turismo o incluso la industria del juego tengan que ser replanteados para ambos sectores en caso que no haya un acuerdo de “salida suave”.

Pesca

La UE produce 6 millones de toneladas de pescado por año y la mitad proviene del Reino Unido. Actualmente, la isla se queda con una cuota de 830.000 toneladas, según un acuerdo firmado en 1964 por la Convención de Pescaderías de Londres. La pesca es uno de los productos de exportación más importantes para el RU y una salida “dura” haría que el precio de este alimento aumente considerablemente del lado continental y desciendan considerablemente en Gran Bretaña, cortando fuertemente las ganancias para los pescadores.

Transporte

El transporte entre Gran Bretaña y el continente europeo estaría afectado en el sector de la aviación y los trenes.

Los 27 países que hoy integran la Unión Europea tienen un acuerdo conocido como “Área común de aviación europea”. De haber una salida dura, tanto la UE como el RU perderán automáticamente el derecho de vuelo sin previa autorización dentro del espacio aéreo del otro y los vuelos dentro de la región sufrirían importantes aumentos. Aquellas aerolíneas de bandera británica perderían los vuelos de cabotaje dentro del continente, y el Reino Unido dejaría de estar bajo la órbita de la Agencia Europea de Seguridad Aeronáutica.

También te puede interesar:
Un ambiente humano, la clave del éxito en la empresa

El Túnel del Canal de la Mancha también podría sufrir inconvenientes. De no llegarse a un acuerdo de salida, el tren que une Europa continental e insular no podría ingresar a Francia.

Sin embargo, no habría cambios en el transporte por ruta y los ciudadanos del Reino Unido no podrán transportarse normalmente en auto por el territorio continental. La razón es la Convención de Viena de Tráfico en Ruta, un acuerdo firmado por los países de Europa que está suscrito en la órbita de las Naciones Unidas.

Académico

El sector universitario del Reino Unido también se verá afectado por una salida de la Unión Europea ya que perdería fondos de investigación del bloque, se reduciría la cantidad de estudiantes provenientes del continente y sería más difícil contratar profesores que no sean británicos debido al cambio de régimen en las contrataciones. Queriendo evitar un golpe tan fuerte en este sector, Gran Bretaña quiere intentar mantener acuerdos con la EU en este campo.