Cómo convencer en una entrevista de trabajo

Cómo convencer en una entrevista de trabajo

Muchas personas acuden con tal inseguridad a una entrevista de trabajo que de ahí surge el primer conflicto a la hora de intentar convencer y mostrar credibilidad ante el entrevistador. Para ello, intenta dar siempre respuestas con seguridad. Nunca digas frases habituales como “estoy nervioso” porque aunque tú te sientas así, el otro probablemente ni se dé cuenta. Además, para tranquilizarte puedes tomarte una tila antes de la prueba.

Debes creer en ti mismo: tan sencillo y tan difícil al mismo tiempo. Olvídate de tus defectos y debilidades y céntrate, sencillamente, en tus virtudes, y en todo tu potencial. Si eres capaz de explicar de una forma asertiva y sin caer en la soberbia qué es lo que puedes ofrecer tú a la empresa, entonces, tiene la suerte a tu favor.

Cuida tu lenguaje corporal y tus modales. Evita cruzarte de brazos porque transmite un mensaje de estar a la defensiva. Por el contrario, sonríe porque refleja acogida hacia la persona que tienes enfrente. Muestra interés en las explicaciones y preguntas pero también, toma tú la iniciativa a la hora de consultar todas tus dudas. Es normal que al principio cuando todavía no has optado al puesto de trabajo, quieras tener todos los puntos claros. Es decir, ten una actitud proactiva.

Apuesta por una imagen profesional. En este sentido, el traje negro nunca pasa de moda. Y llega siempre puntual a la cita, a ser posible incluso, con cinco minutos de tiempo. Piensa en positivo y deja que el destino haga el resto. Tú no puedes ser responsable de los resultados pero sí del esfuerzo que haces por lograr tus objetivos.

Imagen: Trabajo en sí

Ir arriba