pilar-martinez.jpgUna página muy moderna, con flash incorporado, y una cálida voz de mujer ofreciendo los mejores productos financieros («tu interés es el nuestro«) se encuentran en la página web de Finanziamar, una de las muchas empresas de créditos rápidos que están surgiendo en España sin un control sobre su hacer y sobre los mecanismos de concesión y cobro de sus préstamos.

La Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) asegura que, entre otras prácticas, imponen intereses por encima de la ley y obligan a firmar a sus clientes antes notario por cantidades muy superiores a las solicitadas.

Una valenciana, Pilar Martñínez, asegura que Finanziamar incurre en estas prácticas fraudulentas. De hecho, está por quedarse en la calle por haber contratado un crédito con esta firma.

Pilar Martínez pidió hace año y medio 600 mil euros para refinanziar las deudas que había contraído debido a la compra de su vivienda. El problema es que ahora Finanziamar le pide 110 mil euros (el 40% de interesés) y, como no puede pagarlos, le embargará el piso.

Esa tasa de interés es, a todos luces, ilegal, pero el embargo procede. Pilar ya ha puesto abogados a trabajar en el asunto. El suyo es uno de los miles de casos de víctimas de capitales particulares que se conceden a tazas leoninas aprovechando el endurecimiento de las condiciones bancarias.

Mucho cuidado con el dinero rápido.

Fuente | Levante-emv

También te puede interesar:
Cae el uso del crédito familiar en España