No es inusual que los países nórdicos nos sorprendan con costumbres vanguardistas, altos índices que señalan un bienestar remarcable en diversos ámbitos de la vida o simplemente con su ya proverbial pacifismo. Y en este caso, Dinamarca se suma a la nueva moda de la ausencia de dinero en efectivo.

Dinero en efectivo 1
Andrew Magill – Flickr

Dinamarca nos enseña el futuro

En esta oportunidad, se trata de una medida que sellará una tendencia que viene dándose en los últimos años en todo el mundo -especialmente el desarrollado- y que pronto se adoptará oficialmente en Dinamarca. Y es que en breve, no se utilizará el dinero en efectivo en ese país y sólo se manejará dinero electrónico.

Para el año 2016 se propone que las tiendas dejen de recibir dinero en efectivo, aunque en algunos otros casos se seguirá aceptando excepcionalmente, como por ejemplo en el caso de los hospitales, farmacias, etc. Noruega y Sueca seguirán también el ejemplo danés.

Dinero en efectivo 2
Wikimedia

¿Una medida beneficiosa?

Los beneficios de esta medida son evidentes. Reducción en los costos de manejo y transporte, más seguridad y además menores posibilidades de que se produzcan robos. En la actualidad, si bien todavía es posible utilizar el dinero en papel moneda, la mayoría del público prefiere utilizar la vía digital. La idea de eliminar el dinero en efectivo sin embargo se ha impuesto y es bien aceptada por la inmensa mayoría de los daneses.

Funciona en Dinamarca el sistema MobilePay del Danske Bank que es utilizado por casi la mitad de la población danesa. Mediante éste, los particulares pueden girar dinero de una cuenta a otra y comprar en tiendas en línea. Lo mismo sucede en Noruega y Suecia, países donde funcionan sistemas similares.

Es tal el grado de adaptación de los escandinavos al uso de dinero electrónico que tan sólo el 6% de los pagos se efectúan con dinero en efectivo en esos países. La medida por tanto no causará sorpresa en la población sino que obligará a los pocos que aún no lo hacen a usar sus tarjeta electrónicas o los ordenadores u otros dispositivos para el movimiento de fondos vía web.

Otros países supuestamente avanzados en esta materia en realidad no lo son tanto ya que el porcentaje de su población que todavía utiliza dinero contante y sonante es muy alto. En los Estados Unidos por ejemplo, casi la mitad de la población todavía prefiere usar dinero efectivo al momento de efectuar una compraventa comercial. En Suecia, puede utilizarse dinero electrónico hasta para pequeñas compras como la de un periódico.

En cuestiones como estas siempre es útil contar con el testimonio de figuras públicas que apoyen las iniciativas para que la población sienta la inclinación de seguir sus ejemplos. Así, el famoso ex integrante del grupo ABBA -Björn Ulvaeus-, declaró su total apoyo hacia el objetivo de llegar a tener una sociedad que no utilice efectivo.

Dinero en efectivo 3
Wikimedia

Una moda en alza

Si bien la tendencia es justamente la del uso del dinero digital, los países que más cerca se encuentran de lograr este objetivo son obviamente los más desarrollados. Europa se encuentra a la cabeza de esta movida hacia la eliminación del papel moneda.

En el continente durante el año 2013 el uso de los medios de pago electrónico se incrementó en un 6% lo que sigue señalando la tendencia imparable que hará que tarde o temprano la mayoría de los países adopten la medida de usar solamente los medios digitales para cualquier tipo de pago de que se trate. El Banco Central Europeo es el principal testigo del volumen de pagos que se efectúan de una u otra manera.

En el Reino Unido por ejemplo, durante el año pasado el uso de dinero digital ya superó a los efectuados con dinero en efectivo, ya que la población británica ha comprendido también las ventajas que representa dejar de utilizar dinero en billetes o en monedas.

Uno de los principales beneficios que este nuevo sistema posibilitado por la tecnología tiene es que los Estados ahorran una enorme cantidad de fondos en la emisión de billetes o de monedas ya que el costo de las materias primas, las tintas y las complejas medidas de seguridad que deben adoptarse hacen muy costoso emitir moneda tradicional.

Las recurrentes falsificaciones son otra de las cuestiones que se evitan adoptando el uso del dinero digital, en especial respecto de las monedas fuertes como el dólar o el euro. La tendencia es imparable y en pocos años más los billetes y monedas pasarán a ser cosa del pasado, parte de museos o de colecciones privadas. Por ahora, elijamos la opción que más nos convenga y preparémonos para usar solamente dinero digital en un futuro próximo.