El 20% de la banca minorista planea aumentar significativamente sus inversiones sostenibles

Cada día que pasa el interés por la sostenibilidad continúa en aumento, siendo el cambio climático la principal preocupación y un factor clave a la hora de llevar a cabo todo tipo de inversiones. Ante esta situación, la banca minorista está incorporando la sostenibilidad en su programa de transformación digital. Sin ir más lejos, un tercio de los bancos tienen previsto aumentar su inversión en iniciativas medioambientales, sociales y de gobierno.

El informe, titulado Global Retail Banking 2022: Sense and Sustainability, revela que una cuarta parte de los bancos afirma que los criterios ESG son ya un área prioritaria donde enfocan su transformación digital, y otro 38% dice que los ESG constituyen unos criterios clave para seleccionar y priorizar las iniciativas de transformación digital. Casi la mitad de los bancos se centran principalmente en cuestiones de sostenibilidad ambiental, como la reducción del consumo de energía en las oficinas, y el 60% prioriza las cuestiones de gobierno, incluida la gestión de incidentes de riesgos críticos, generar ciber resiliencia para la organización y desarrollar análisis de riesgo predictivo para garantizar una mejor preparación y mitigación.

«La sostenibilidad es una prioridad cada vez mayor para todos los stakeholders de las organizaciones. Esto la convierte en una ventaja competitiva diferencial y en un pilar para su crecimiento futuro»; comenta Jorge Colado, Socio y Managing Director de BCG y coautor del informe. «Además de promover comportamientos sostenibles entre los clientes, los productos financieros relacionados con los criterios ESG podrían generar un rendimiento considerable para los bancos. Por ejemplo, una cuota de ESG del 20% en los futuros ingresos de la banca durante los próximos cinco años, daría lugar a una cuota aproximada del 10% de los ingresos totales de la banca -unos 300.000 millones de euros- en 2025.»

Un buen consejero para los clientes

La encuesta de BCG sobre el sentimiento de los clientes de banca en 2021, que abarcó 25 países, reveló que un 20% más de personas expresaron una mayor confianza en su banco durante la crisis del COVID que cuando comenzó la pandemia en 2020. Aunque la mayoría de los clientes dicen tener dos o tres vínculos con entidades bancarias, una gran mayoría (70%) obtuvo su último producto o servicio financiero del que considera su banco principal. Los clientes quieren sentir que sus bancos son un «buen consejero» (31%) al que pueden acudir para recibir recomendaciones de manera sincera y también les gustaría que fuera más como una «escuela» (11%) donde puedan recibir educación financiera. Por otro lado, en cuanto a la seguridad de los datos personales, los clientes confían en sus bancos incluso más que en sus médicos, y cuatro de cada cinco clientes están dispuestos incluso a revelarles más datos si están valorando un nuevo servicio.

Las fuertes tendencias del sector financiarán la inversión en ESG

El informe estima que los ingresos mundiales de los clientes de banca minorista y banca privada crecerán a un ritmo superior al 6% anual durante el periodo 2020-2025. A nivel regional, los ingresos de Asia-Pacífico serán los que más rápido aumenten, con una estimación del 7,8% anual, seguidos de Oriente Medio y África (7,7%) y América Latina (6,9%). América del Norte y Europa crecerán más lentamente, pero también con tasas superiores al 5% anual. Aunque Norteamérica generó la mayor parte de los ingresos en 2020, será superada por Asia-Pacífico.

Los pagos y los depósitos serán los principales impulsores del crecimiento de los ingresos a nivel mundial, y se espera que los pagos crezcan a una tasa anual del 6,3% a medida que un mayor número de personas opte por las transacciones online, con tarjeta de crédito y otras transacciones que no impliquen dinero en efectivo. Los ingresos por préstamos al consumo y otros préstamos minoristas deberían repuntar hasta alcanzar unas tasas de crecimiento de alrededor del 4%, conforme el gasto de los clientes aumente a medida que el COVID y sus efectos se mitigan. Las inversiones crecerán de manera significativa, a más del 5% anual, mientras que el crecimiento de las hipotecas se verá atenuado por la subida de los tipos de interés.

La banca minorista sostenible

Los bancos tienen muchas oportunidades para innovar en prácticas y productos sostenibles a lo largo del ciclo de vida de sus clientes y al mismo tiempo, pueden generar un buen negocio durante estos procesos. Una oportunidad la van constituir las llamadas “hipotecas verdes”, que ofrecen descuentos en los tipos de interés o en las comisiones a los compradores y constructores de propiedades que sean energéticamente eficientes. Los bancos también pueden utilizar sus relaciones en el día a día para que sus clientes lleven una vida más ética y respetuosa con el medio ambiente. En este sentido, en Estados Unidos y el Reino Unido, casi nueve de cada diez consumidores desearían en general que las marcas les ayudaran a ser más respetuosos con el medio ambiente.

«Los bancos tienen un papel fundamental a la hora de que las sociedades y sus instituciones aborden los retos sociales y medioambientales», explica Jorge Colado. «Cuando piensan en cómo reorientar su futuro, los banco deberían plantearse un par de preguntas existenciales. La primera es: ¿Qué buscarán nuestros clientes más allá de los simples productos y servicios financieros en los próximos años? Y por último: ¿Cómo podemos alinear nuestros objetivos de negocio con satisfacer esas necesidades antes de que nuestros competidores lo hagan primero?»

Ir arriba