El índice calzón

a-underwear-man¿Cómo saber que la recuperación está por llegar? Cuando los hombres norteamericanos comiencen a comprar ropa interior nueva.

Sí: al índice McDonald (el barómetro de la fortaleza del dólar) y al Playboy (entre menos desnudas las conejitas, mayor la debacle), viene a sumar un nuevo índice frikonómico: el índice calzón.

¿Qué tan fiable es? Bueno, Greenspan cree que la venta de ropa interior masculina es un vector económico fiable, de modo que se trata de un índice tan relevante como uno confíe o no en el funcionario que no vio la crisis que todos anunciaban.

Sin embargo, las cifras dan la razón (por esta vez) a Greenspan: a principios de este año, las ventas de ropa interior masculina gozaron de cierta recuperación tras una caída continuada a lo largo del 2008 que las llevo a una pérdida del 12% del mercado.

A pesar de que Wall Street enloquece de optimismo ante los «brotes verdes», los calzones nos dicen que no es hora de falsos optimismo: sería necesaria un incremento de las ventas de por lo menos el 3% anual para hablar de recuperación, y el consumo en ropa interior masculina sigue en números rojos: un -2,3%.

Extrañamente, Greenspan (conservador, al fin y al cabo) no eligió el índice bra: el año pasado la venta de sujetadoras sufrió una contracción del 4%. Este índice tiene dos ventajas sobre el índice calzón: es más estético y más fiel a la realidad, pues las mujeres son económicamente más cautas y realistas que los hombres.

Fuente | Money Central

Ir arriba