El peligro del inconformismo

Cuando hablamos del ámbito laboral es importante encontrar el equilibrio entre las expectativas y la realidad. Es decir, entre aquello a lo que se aspira y lo que se tiene en realidad. No tiene nada de malo reconocer los propios límites, al revés. De hecho, los límites están para ser superados, de lo contrario, no existiría la superación personal ni el crecimiento interior.

El inconformismo está vinculado con una especie de rebeldía que resulta muy positiva cuando está basada en la autoestima. Sin embargo, es totalmente destructiva cuando se convierte en una fuente de frustración, de rabia y de miedo.

Por ello, merece la pena aprender a valorar las oportunidades que se tienen (y todavía más en tiempos de crisis). Es decir, intenta pensar en positivo y no centrarte en la carencia de aquello que no tienes. Por otra parte, relájate porque ninguna situación laboral es definitiva sino que siempre debes estar abierto y preparado para los cambios que puedan llegar.

En el ámbito laboral es importante que te marques metas realistas y que te sientas orgulloso y feliz por cada logro que estás alcanzando gracias a tu trabajo, a tu fuerza y a la constancia que se ejercita a través de la fuerza de voluntad. Por otra parte, si hay algo que no te gusta, haz un esfuerzo por cambiarlo, es decir, no te acomodes en la rutina del día a día porque siempre se puede luchar de una forma proactiva.

Imagen: Mil en uno