Finalmente, y tras una batalla judicial que comenzaba a prolongarse en el tiempo, el cantautor estadounidense George Clinton ha llegado a un acuerdo económico con el grupo The Black Eyed Peas, conjunto al que había demandado hace algunos meses por utilizar su música sin el consentimiento previo que se requiere en estos casos, situación que había provocado gran tensión en el mundo de las discográficas.

Lo cierto es que Clinton, uno de los mayores representantes a nivel mundial del movimiento del funk, acusó en su momento a Will.I.am, Fergie, Apl.de.ap y Taboo., integrantes de la agrupación, de utilizar fragmentos de su canción “(Not Just) Knee Deep”, que data del año 1979, al usar la misma en remixes de su tema “Shut up”, que apareció primero en el álbum Elephunk y luego fue utilizada en otro remix incluido en la edición de lujo de su placa “The E.N.D.”.

Sin embargo, y tras las discusiones e idas y vueltas al respecto, se presentó en las últimas horas el final convenio alcanzado por ambas partes ante un juez federal, que canceló el juicio previsto. Sin embargo, se ha anunciado que aunque existe un principio de acuerdo, los abogados tanto de Clinton como de Fergie y compañía, se encuentran trabajando todavía en la formalización del pacto, del que no se conocen muchos más detalles oficiales.

De la misma forma, los medios norteamericanos ya anunciaban en las últimas semanas que el juez a cargo de la causa, había establecido que los daños acusados por Clinton se encontraban totalmente limitados, ya que no tenía éste intérprete forma de demostrar cuánto dinero había ganado, o perdido, The Black Eyed Peas, y también su discográfica, mediante la utilización del mismo.

En ese momento, y posteriormente, tanto el grupo como el sello discográfico, afirmaron que pidieron permiso para emplear la pieza, aunque Clinton continuó manifestando que nunca nadie se “había contactado con él”.