La empresa SAS ha lanzado en conjunto con el banco HSBC, el SAS Fraud Management una nueva solución que tiene como objetivo luchar contra el fraude con tarjetas en tiempo real.

El sistema ya se implantó en las oficinas del banco en Norteamérica.  Las pérdidas en tal sentido costaron 4.840 millones de dólares el pasado año.

El funcionamiento es el sistema revisa las transacciones con tarjeta de HSBC, junto con cambios en el comportamiento del cliente, apoyando la decisión en tiempo real de continuar con la transacción o pedir la confirmación de autenticidad al cliente.

El éxito del proyecto es tal que ahora está siendo implantado en Reino Unido y Asia.