Una vez más las aseguradoras sacan partido de una decisión legal que sólo buscaba fomentar la igualdad en los seguros de hombre y mujeres, y es que la Unión Europea ha dado finalmente la razón a la asociación de consumidores belga: a partir de ahora ser mujer dejará de ser una ventaja a la hora de contratar un seguro. Y es que el colectivo femenino se beneficiaba hasta ahora de primas más bajas en seguros de coche, seguros de vida y seguros de salud, llegando a constatarse diferencias de hasta un 33% en el precio final entre ambos sexos.

Desde Facua, asociación dedicada a la defensa de consumidores, sin ánimo de lucro e independiente de gobiernos, han advertido que este cambio podrá afectar al bolsillo de los consumidores. La sentencia del Tribunal de Justicia de la UE puede que, en vez de servir como escarmiento a las aseguradoras, provoque un encarecimiento de los seguros, especialmente para las conductoras jóvenes.

El portavoz de Facua, Rubén Sánchez, expresó su “preocupación” por el resultado del fallo del Tribunal de Luxemburgo ante la posibilidad de que “el sector asegurador saque tajada” de una medida que, en principio, sirve para acabar con una injusticia.

Y es que sigue siendo como siempre: pase lo que pase el consumidor es el perjudicado.