bolsa2.jpegEn muchos lugares de la prensa económica lo califican de moda pero las inversiones en fondos cotizados (ETFs) han llegado para quedarse, al menos en mi opinión. Se trata de fondos que invierten en la réplica de índices o selecciones de valores, materias primas o sectores.

En el fondo no se diferencian de otros instrumentos financieros ya existentes al parecerse a las propias acciones ya que cotizan como tales o a aquellos fondos que se basan en la evolución de los índices bursátiles. Su característica diferencial, pienso, es que se negocian en mercados electrónicos en tiempo real junto a que permiten a los pequeños inversores meterse en territorios hasta ahora vedados.

Sin lugar a dudas una buena manera no sólo de diversificar cartera sino de buscar cierta rentabilidad por encima de las comisiones que, de momento, parecen altas.