Mientras Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de EEUU, hacía declaraciones ominosas sobre el mercado estadounidense, incrementando la incertidumbre y el contagio a la baja en Wall Street, el Ibex arrojó un alza del 0,34%, en una buena racha de tres días de indicadores positivos.

 
El impulso viene de Repsol e Iberdrola Renovables. La petrolera, tras una recomendación de compra de Goldman Sachs, uno de los grupos de inversión más grandes del mundo, obtuvó un repunte del 3,59%. Iberdrola Renovables logró la compra de energía (99 mw) de un parque californiano, y elevó el costo de sus acciones en un 3,59%.

Desde Banif, citados por Cinco Días, explican el sorprendente resultado:“(…) el sesgo más positivo de los últimos indicadores macro ha otorgado gasolina adicional a las bolsas, ha propiciado repuntes en las rentabilidades de la deuda y ha dado pie a relajaciones en los diferenciales de crédito”.

 La jornada no ha sido fácil para los mercados europeos, que en varios casos ha caído a números rojos: el FTSE londinense cayó a un 0,01%, y el DAX de Fráncfort, a un 0,16%.

 
Estos resultados positivos de la bolsa española deben ser tomados con absoluta cautela, pues no definen en ningún caso una tendencia definitiva y están acompañados de signos negativos, como la caída de Bolsas y Mercados Españoles de un 1,71%.