¿Sabias que puedes vivir sin trabajar gracias a la libertar financiera? A veces, nos empeñamos en ser ricos trabajando más y más para poder gastar más, otras dejamos todas nuestras esperanzas en cada sorteo extraordinario de la Lotería… Y todo esto, porque no vemos más alternativas a la hora de gestionar nuestra economía.

Sin embargo, lo cierto es que no necesitamos millones de euros para ser felices, sino cierta estabilidad financiera que puedes conseguir gracias al preahorro y a una inversión con cabeza. ¿Quieres descubrir cómo? ¡Sigue leyendo!

ahorro

¿Qué es la libertad financiera?

Si nos remitimos a la Wikipedia, encontraremos que este concepto, sinónimo de “independencia financiera” y que viene del inglés financial independence o financial freedom, nació en 1997 cuando se publicó el libro de Robert Kiyosaki titulado “Padre Rico, Padre Pobre“.

Pero… ¿qué es exactamente la libertad financiera?, os estaréis preguntando. El concepto hace referencia al bienestar económico de las personas, que no tiene que relacionarse directamente con la riqueza desde el punto de vista del tiempo sino con su equilibrio financiero y tiempo disponible. Lo que se buscan son los llamados “ingresos pasivos” que permitan adquirir dinero sin tener que trabajar por ello.

Los ingresos pasivos pueden venir de rentas de inmuebles alquilados, de intereses positivos generados en las cuentas de ahorro o depósitos bancarios, de dividendos por inversión en acciones o bonos, de propiedad intelectual, etc.

¿Cómo preahorrar?

Relacionado con este mundo, nos encontramos el primer y esencial paso para obtener la independencia financiera, y que consiste en preahorrar. Seguramente este término, en un primer momento, lo relacionéis de forma automática con el ahorro, y sin embargo, no es exactamente el ahorro al que estamos acostumbrados.

Normalmente ahorramos aquello que no nos gastamos, es decir, cobramos, hacemos nuestras compras necesarias, y a final de mes, el dinero restante (si es que hay) lo consideramos ahorro. Sin embargo, el preahorro va un paso más allá en la gestión de las finanzas personales con el objetivo de sacar el máximo partido a nuestro dinero.

La idea está en que analices tus necesidades y gastos, hagas los cálculos necesarios, y si lo consideras limites aquellos en los que creas que te estás excediendo. Así, cada principio de mes, cuando nos paguen la nómina haremos la resta de lo ingresado respecto a los gastos esperados, y el restante será nuestro preahorro (un dinero que es conveniente trasladar a una cuenta de ahorros). Una vez que tengamos cierta cantidad preahorrada, pasaremos al siguiente paso, el de la inversión. 

 

Dicho esto, y si te has quedado con ganas de saber más, te recomendamos visitar la web del gurú español del tema. Se trata de Luis Pita que nos ofrece un ebook, un programa con asesor para alcanzar la libertar financiera y una calculadora para saber cual es tu situación actual, de forma totalmente gratuita en Preahorro.com.

– POST PATROCINADO –