La vivienda de alquiler: una solución ignorada

6187-img389645-1235135.jpgUna de las principales consecuencias de la crisis hipotecaria es el nuevo parón que sufre la construcción de vivienda, agravando la dificultad para hacerse con una vivienda digna para el grueso de los españoles.

Una de las soluciones aplicada en otros países de la comunidad europea para resolver el problema habitacional ha sido la promoción de la vivienda de alquiler. Alemania y Holanda tienen la mitad de su infraestructura como vivienda alquilada. En España sólo llegamos al 8%.

Ante la imposibilidad de la vivienda propia (por su sobrevaluación y la incertidumbre sobre las tazas hipotecarias) el Estado Español se ha mostrado ineficiente e insensible. El superácvit de viviendas que se dio en los últimos años (un incremento de 21 millones de vieviendad a 23,5 millones) no buscaba tanto poner un techo sobre las familias como el enriquecimiento. Y una vez desfondado el motor, no hay recursos para construir ni hay quien logre hacerse con la viviendas existentes.

¿La alternativa? El alquiler puede converstirse en un nuevo generador de recursos, por un lado, y una vía de acceso a una casa digna, por el otro. Claro que para ello debe acompañarse de políticas que lo promuevan con todas las garantías y alicientes con las que ahora no se cuenta al rentar una vivienda: descuentos fiscales, seguros, transparencia en las transacciones y contratos, eliminación de intermediarios que encarecen el alquiler y, sobre todo, acceso a vivienda nueva.

El 18% de las casas destinadas a alquiler están en situación ruinosa.

Fuente | Negocios

Ir arriba