llave.jpg 

Los bancos están apostando fuertemente por las hipotecas a 50 años. BBK fue el pionero de este sistema que echaba por tierra la tradición de amortizar solamente hasta 25 o 30 años.

El producto está orientado más que nada a personas menores de 35 años y explica su vigencia por ser una de las pocas alternativas que permite a los jóvenes acceder a la vivienda.

A pesar de la crísis norteamericana y las condiciones del mercado, la oferta ha sido imitada por otros bancos o cajas como por ejemplo Caja España que amortiza a 40 años y expresa que la mayoría de los jóvenes llegan hasta este plazo. Caja Vital Kutxa por su parte ha firmado un 11% de sus préstamos de esta temporada en plazos entre los 35 y 50 años.

Todas las entidades se encargan de recalcar que si bien los jóvenes tienen sueldos bajos no se pueden comparar con los responsables de la crisis subprime norteamericana y que los porcentajes de morosidad no son muy elevados. De esta manera se desestiman los grandes riesgos. Además se genera un vínculo mayor para con el cliente, llegando casi a la exclusividad. De esta forma además de la hipoteca. el titular debe contratar un seguro de vida en la entidad, gestionar una tarjeta, domiciliar sus ingresos e invertir en un plan de pensiones.

Por último vale destacar que muchas de las entidades no cobrarán una comisión por amortización anticipada pues esto es lo que realmente se desea. Es decir, se ofrecen hasta cincuenta años como gancho publicitario, pero se incentiva e incluso se espera a que se pague la hipoteca en un plazo menor.

Habrá que esperar entonces unos años para ver cual ha sido el resultado de esta iniciativa.