¿Para qué sirve Linkedln?
Muchos aún no lo averiguan, y los perfiles muertos se van acumulando entre los 100 millones de perfiles de sus usuarios. Sus creadores quiere que se convierta en la principal herramienta para la búsqueda talento, aunque las cifras de personas que encuentran trabajo/empleados no sean ciertamente halagüeñas: el año pasado, ABC señaló que de 200 perfiles de candidatos, sólo uno consigue una llamada de las empresas.

Estas dudas no parecen importar a los inversores que tiene a la web 2.0 en la mira como la nueva gallina de los huevos de oro. Y para muestra un botón: apenas salir a Bolsa, Linkedln ganó un 146% (este 19 de mayo, al finalizar la sesión su valor pasó de 45 dólares por acción a 110,7 dólares por acción).

¿Estamos ante una nueva burbuja? Para muchos analistas esta no es la pregunta, sino cuando va a reventar. Cada vez son más lo inversores que inyectan fondos a empresas cuyo fin y rentabilidad aún no son nada claras (¿alguien dijo Facebook?). Los mismos responsables de Linkedln dicen en su presentación a la SEC (Comisión del Mercado de Valores estadounidense):

«Tenemos un corto historial de operaciones en un mercado que aún no está consolidado por lo que resulta difícil evaluar nuestras perspectivas de futuro».

Cada segundo, se crea un nuevo perfil den Linkedln, en alguno de los 200 países en donde la red social tiene presencia.  Nielsen asegura que los miembros de LinkedIn son  “personas con rentas altas, que toman las decisiones de compra de su hogar y tienen una formación por encima de la media de los usuarios de otras redes sociales”.

¿Es eso suficiente para respaldar los 7,84 millones de títulos que salieron el jueves pasado a la venta?

También te puede interesar:
La lección de Playboy

Fuente | Expansión