Los inversores extranjeros reclaman cambios

inver

La falta de flexibilidad laboral y el coste de los despidos son las principales trabas para los inversores extranjeros en España. Esto es lo que se desprende del «Barómetro de clima de negocios en España 2009«.

El estudio creado por Invest in Spain y el IESE Business School, da a conocer una caída del 60% en los flujos de inversión en España al cierre del primer semestre del año respecto al mismo periodo de 2008.

El problema de la flexibilidad existe. Según el Banco Mundial, España ocupa el puesto 122 en 132 economías en cuanto a flexibilidad laboral se refiere.

El gran problema que plantean las empresas es lo difícil que se hace contratar y despedir empleados, además del gran coste del despido.

La realidad indica que las inversores extranjeras en España han caído en un 60% entre el primer semestre de 2008 y el primero de 2009, pese a lo cual España se mantiene en el sexto puesto en el ránking de atracción de inversiones de la OCDE.

Por último el informe muestra lo que a su juicio son las fortalezas y debilidades de España como país para captar inversiones. En tal sentido entre las debilidades se encuentran el difícil acceso a la financiación en capital riesgo y la falta de eficacia judicial y de los procesos administrativos. Por el otro lado, se señala como fortalezas la calidad y disponibilidad de los proveedores, así como la calidad de las escuelas de negocios.

Ir arriba