Según ha informado en las últimas horas la Asociación de Fruticultores de Extremadura, Afruex, mediante su presidente, Antonio Chavero Hidalgo, el costo de los seguros agrarios podría aumentar hasta en un 75% para los fruticultores, luego de que se anunciara la supresión de las subvenciones autonómicas para la contratación de estas pólizas, lo que pone en jaque a este sector de la agricultura.

“Estamos muy preocupados porque en el borrador de los presupuestos regionales para 2013 no aparece ningún dinero para este cometido y puede perjudicar a un sector con mucho presente y futuro en la región”, ha indicado el máximo mandatario de Afruex, quien por otro lado aseguró que realizarán todas las manifestaciones correspondientes para solucionar este conflicto.

El problema principal que se desprende del caso, al menos en primera instancia, es que estas declaraciones de Chavero Hidalgo no se produjeron en cualquier momento, sino justamente luego de tener una reunión con el presidente extremeño, José Antonio Monago, en la que intentó manifestarle las necesidades del sector, aunque por el momento no ha encontrado demasiadas respuestas.

En tal sentido, el propio presidente ha asegurado que si bien entiende al máximo rector de Extremadura, y las condiciones económicas a las que debe ajustarse, se requiere de la realización de mayor cantidad de estudios que analicen la situación económica de las personas que se verían afectadas, para que de este modo el sector no sea “llevado por delante”.

“En definitiva, hay que explorar todas las alternativas a parte de rebuscar el dinero para una posible subvención para la contratación de los seguros”, agregó Chavero, quien de todos modos envío un mensaje más esperanzador al asegurar que se presentarán enmiendas al presupuesto del año que viene, para intentar modificarlo, aunque dada la crisis financiera que aún afecta al país, y no parece que vaya a irse en breve, todo es cuesta arriba.