imagescagdlco5.jpgAunque afinemos mucho con el zaping y procuremos no ver ninguna de las largas tandas de anuncios entre las cuales meten algún que otro programa, es imposible sustraerse a la publicidad. Porque todas las cadenas se coordinan para hacer coincidir sus bloques publicitarios y porque alguien muy listo inventó los concursos sobre spots publicitarios.

Impresiona, sin embargo, el efecto de las buenas campañas publicitarias sustentadas en la imaginación y el mensaje. No cumplen con esto los anuncios sobre detergentes o perfumes (en mi opinión) mientras que los más originales, novedosos y contundentes suelen ser los de automóviles. Ha destacado últimamente el spot del BMW X3 “protagonizado” por Bruce Lee y que ha tenido como efecto el aumento de ventas del 60% sobre las previsiones.

Teniendo en cuenta el impacto inicial de un muy buen spot cabe mencionar también la propagación que se ha dado como si fueran ondas, una especie de emulación aunque sea parodiandolo que multiplica las consecuencias. Quizá estamos ante el inicio de la era de los anuncios motivantes o abiertos si es que no existen ya pero con mayor profundidad, como concepto podríamos decir.

Y los blogs siguiéndoles el rollo evidentemente.

Vía: Marketingnews.

Compartir
Artículo anteriorTDT e impuestos
Artículo siguienteAutoempleo femenino