Es posible, bien porque hayas trabajado en una empresa donde se había firmado un contrato, o bien porque sepas que existen convenios a los que puedes adherirte porque tu trabajo es similar al del sector que regula, que sepas que algunas empresas ofrecen mejoras a sus trabajadores al margen del Estatuto de los Trabajadores.

Hablando bien, el Estatuto de los Trabajadores ofrece por ley lo mínimo a lo que un trabajador debe aspirar o pedir en una empresa pero, más allá de eso, es cosa de la empresa. Por ejemplo, ofrecer por casamiento, en lugar de los 15 días permitidos por el Estatuto de los trabajadores, dar 30 días por el casamiento. Es algo totalmente legal que ofrece el empresario como mejora.

Este tipo de concesiones siempre son muy bien vistas por los trabajadores y no tienen por qué formar parte de un convenio si no se quiere. Se pueden establecer una serie de mejoras en la empresa, a título privado, entre empresario y trabajador, de modo que todos las conozcan y hagan uso de ellas si les corresponden.

Las mejoras ayudan a motivar a los trabajadores porque se ven recompensados más allá de otras empresas que no ofrecen lo mismo y, por ende, su rendimiento aumenta (donde te sientes querido te gusta ir a trabajar).

También te puede interesar:
El Tablet de Apple revolucionará los miedos y la educación (II)