Fuente: finanzas.com/

El pasado martes, la agencia de calificación Moody’s publicó un informe sobre los precios de la vivienda en España, en el que sus expertos preveían el mantenimiento de la tendencia a la baja de precios de las viviendas por lo menos durante un año más. No obstante, matizaban que “el ritmo de descenso se ralentizará y los precios eventualmente tenderán a estabilizarse”.
Esto es así pese a que los últimos datos oficiales muestren un incremento, aunque a niveles aún muy bajos, de las transacciones inmobiliarias; y un primer repunte de los precios tras seis años de una profunda crisis del sector.

Fuente: finanzas.com/
Fuente: finanzas.com/

Pero si se ha producido un crecimiento de la economía española en el segundo trimestre, ¿Por qué la demanda de vivienda sigue siendo débil y los precios continúan bajando?.
Varios son los motivos que apunta Moody’s:

  • La progresiva disminución de la población, ya que según el INE se prevé que población entre 25 y 35 años caiga en un 35% la próxima década, es decir, una de las franjas de edad en las que se suele comprar la primera vivienda.
  • La elevada tasa de desempleo, pese a que los últimos datos muestran una bajada de las cifras. Esto es así porque el empleo actual en España es de peor calidad, afectando especialmente a los jóvenes.
  • El stock de viviendas nuevas, que según datos del ministerio de Fomento, supera el medio millón desde el año 2008, habiéndose reducido solo un 13% en estos últimos años. Y unido a esto, el número de hipotecas no remonta por el coste de financiación de estas.
  • Y la reforma fiscal, ya que en 2015 se eliminan los coeficientes reductores, con lo que se beneficiaban aquellos vendedores que habían tenido el piso en propiedad durante un largo periodo de tiempo.

Por último, el informe concluye afirmando que pese a la tendencia general, es probable que se produzcan mejoras puntuales en el mercado inmobiliario, pero de carácter temporal y que varíen según las regiones.