imagescadmuvus.jpgLas oficinas sirven para la gestión y la planificación interna, los negocios “hacia afuera” cada vez se hacen más en ambientes informales como las reuniones o eventos encuadrados en lo que se llama “networking” (que más bien debería referirse a establecer relaciones exclusivamente vía web) o en ambientes que permiten conjugar ocio y negocio. Por ejemplo, en los gimnasios o en los restaurantes, entre sudores o alta cocina aderezados por redes wi-fi y conectividad total.

Es en estos lugares donde se tejen alianzas o se acuerdan estrategias conjuntas, donde se cuchichean proyectos o se delimitan parcelas de expansión o inversión. Si es fácil considerar que en eventos como Iniciador o First Tuesday existen los “núcleos duros” conformados por los gurús más relevantes, en esta forma de negociar el acceso está vedado de todas las maneras salvo milagro. Asimismo, veo más difícil “crear” realmente en un encuentro más o menos exclusivo que en una reunión nada improvisada, pese al lugar, pero yendo “al grano”.

Eso sí, que nadie lo malinterprete porque pienso que todas las alternativas son útiles y complementarias.

Visto en: negociame.