novartis.jpgA la farmaceutica Novartis le acaban de parar los pies en la India y lo ha realizado el tribunal de un pequeño lugar. Esta compañía pretendía mantener que una variación de un medicamento suponía una nueva patente que debía protegerse bajo el régimen imperante para las innovaciones. Dicho en cifras, que el tratamiento con este “supuesto” nuevo fármaco pasaría de 250 dólares con el genérico a 2.500. Diferencia sustancial.

La cuestión que subyace y debe preocuparnos es que un sector se mueva en el límite de estas pseudo-innovaciones para proteger su negocio y mantener altos niveles de beneficio. Y otro aspecto importante es cómo solucionar este tipo de conflictos. Para ello lo único posible viene del lado de la regulación a nivel internacional, para eso está la OMC, así como mediante definiciones claras respecto a las patentes y las innovaciones.

En caso contrario todos nos veremos perjudicados, o no podremos pagar los tratamientos o las empresas dejarán de investigar. Hay término medio entre un extremo y otro.