“El mercado actualmente penaliza la calidad, porque los clientes contratan a las agencias basándose en cuál está dispuesta a darles la máxima calificación, no en cuál es la más honesta. Esta oculta competición, con estas bases, puede poner en riesgo el sistema entero –lo ha puesto ya–. La calidad de los rating tiene, sorprendentemente, pocos amigos: los emisores quieren altas calificaciones; los inversores no quieren degradaciones, los banqueros miopes juegan con las agencias para ganar unos puntos extra en sus objetivos”.

Raymon McDaniel, consejero delegado de Moody´s.

Visto en Escolar.net