entrevista trabajo

Cuando llegas a una entrevista de trabajo seguramente sientas unos nervios tremendos, y por eso, conviene que de antemano sepas perfectamente qué cuestiones debes considerar para que todo salga tal y como lo pensabas, y termines obteniendo el puesto que tanto te interesa. En tal sentido, por eso mismo, queremos traerte una serie de indicaciones con todo lo que no debes hacer en estos casos.

Por ejemplo, una de cosas que suelen irritar a las personas que entrevistan a aspirantes a puestos de trabajo, tiene que ver con la impuntualidad. Por eso, evita por todos los medios llegar tarde, y si ves que se te vuelve inevitable, asegúrate de llamar antes e informar del inconveniente. Lo ideal, de todos modos, es intentar llegar media hora antes del horario pactado, preguntando a quienes nos crucemos cuantas veces sea necesario cómo arribar al lugar de encuentro.

Una vez que hemos llegado a horario, otra de las cuestiones esenciales que tendrá en cuenta la persona que te reciba será la forma en la que vas vestido. De todos modos, en estos casos la conveniencia es siempre ir presentable, pero informal, de modo que tampoco se te encasille en uno u otro lado. Un pantalón de vestir con zapatos y una camisa puede ser una buena solución, y bastante sencilla.

De la misma forma, en el caso de las mujeres es importante tener en cuenta algunos aspectos un poco más secundarios, como por ejemplo el peinado, asistir siempre con traje sastre, y también utilizando siempre los colores oscuros. La idea en cualquier caso es mostrar una imagen relajada pero profesional, como si ya tuviéramos el puesto.

Cuidar la imagen y el lenguaje corporal es igualmente importante en estos casos. Tienes que sentarte erguido, dispuesto al diálogo, y siempre ser apacible y pensante en tus respuesta, acudiendo sólo y nunca acompañado de amigos. Si tienes logros que destacar, hazlo, pero siempre con orgullo y no arrogancia, y nunca pero nunca, vayas a hablar mal de tus jefes anteriores.