Hasta hace unos años, el mundo de las subastas era algo oscuro y sombrio, con supuestas mafias de subasteros que controlaban todo el proceso. Por otra parte, era muy limitada la oferta de bienes ofertados por esta vía.

Pero en los últimos años, se han dado dos circunstancias que han hecho cambiar radicalmente este panorama. Por una parte, la crisis ha hecho que sean muchos los que no pueden pagar sus deudas y que son embargados. Por otra parte, la adopción de internet como herramienta de gestión por los organismos públicos, junto con la mejora real en la seguridad y la confianza del público en este medio.

Ahora son los montes de piedad los que «se apuntan» a subastar bienes por internet, pero son varios los organismos públicos que ya lo hacen:

Montes de piedad

Ministerio de Justicia

Seguridad Social

Agencia Tributaria

Ministerio del Interior

La variedad es enorme, desde los lotes de joyas, que ahora subastan los montes de piedad, hasta los coches de lujo, pasando por pisos en Madrid o en Barcelona, chalets o antiguas casas cuartel. Pero siguen existiendo riesgos, que aquel que se decida por optar por esta fórmula de adquisición de bienes no puede ignorar.

También te puede interesar:
Con Ruíz Mateos en prisión, ¿qué pasará con los invesores de Nueva Rumasa?