Considerando las fuertes disputas legales acontecidas en los últimos tiempos, es de destacar la victoria que han obtenido de forma reciente los organizadores de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, al autorizar el juez de la causa, la construcción de una cancha de golf en un terreno que se encontraba embargado hasta el momento, y que se pensaba como fundamental para el desarrollo de este evento de nivel internacional.

Todo esto, a razón de que en las últimas horas el tribunal a cargo de la causa, informara de la negación a la solicitud formulada por la compañía que disputa la propiedad del terreno, Elmway Participaçoes, desde el establecimiento de que ellos pueden “usar el lugar mientras un tribunal de instancia superior decide sobre la propiedad”.

No obstante, el abogado de esta firma ya anunció que apelarán la medida en las próximas horas, lo que llevaría la disputa hasta manos del Tribunal Superior de Justicia, y lo que podría lograr a la larga que la decisión se aplace ya no meses, sino hasta años, por lo que no se cree que vayan a sufrir algún revés los Juegos Olímpicos en estas próximas instancias judiciales.

En este sentido, los propios organizadores del mayor encuentro de deportistas amateurs han anunciado que el levantamiento de las instalaciones para la cancha de golf podría comenzar en el próximo mes de octubre, mientras que su objetivo es poder completar la misma para los torneos de prueba que se estarán desarrollando en el año anterior a los Juegos Olímpicos, mientras que también se ha informado de la no existencia de un plan B al respecto.

La cancha de golf, y el resto de sus instalaciones, que estarán diseñadas por el estadounidense Gil Hanse, cumplen además un rol fundamental en los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro, ya que se convertirán en el escenario del primer torneo olímpico de golf en más de 110 años, considerando que esta disciplina sólo estuvo presente en las ediciones de París y St. Louis, en los años 1900 y 1904 respectivamente.