Luego del espectacular revuelo en torno a las imágenes de campañas de publicidad de la firma italiana de moda, el Vaticano ha ganado finalmente una batalla legal a Benetton, firma que había utilizado un fotomontaje en el que se podía ver al máximo referente de la Iglesia Romana besando en la boca a un imán egipcio, concretamente el de la mezquita Al-Azhar de El Cairo, Ahmed Mohamed el-Tayeb; pero lo que es más grave aún, utilizando la imagen del actual Papa, Benedicto XVI.

En este sentido, fue el propio portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, quien se encargó de dar a conocer la noticia, informando que la propia Benetton emitió en las últimas horas un comunicado oficial, en el que reconocía “su pesar por haber herido la sensibilidad de Su Santidad Benedicto XVI y los creyentes”, al mismo tiempo que todas las imágenes habían sido quitadas de los puestos comerciales.

El documento, que en sus líneas finales explicaba además que, de aquí en adelante, la firma de moda se comprometía a no usar en el futuro una imagen del Papa sin la autorización de la Santa Sede.

Para colmo, uno de los principales puestos en donde fueron ubicados los carteles que hacían publicidad mediante esta imagen escandalosa del Papa, fue en el monumental Castel Sant’Angelo de Roma, a pocos pasos del Vaticano, y eso mismo provocó que a las pocas horas se emitiera un comunicado por parte de la Santa Sede, en el que se condenaba públicamente esta acción de Benetton.

De la misma manera, Lombardi se encargó de desmentir aquellos rumores que indicaban el pedido de una suma millonaria por parte del Vaticano a modo de resarcimiento, aunque sí se “ha querido lograr el resarcimiento moral que supone el reconocimiento del abuso cumplido y reafirmar su voluntad de defender, incluso con medios legales, la figura del Papa”.