Dentro de los millones y millones de españoles que forman parte del sistema de sanidad nacional, las estadísticas del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad, han permitido determinar que siete de ellos, cuentan con un seguro sanitario privado, por lo que cada uno genera un ahorro al sistema público de aproximadamente 1.488 euros por persona y año, en medio de las fuertes discusiones en el último tiempo acerca de la necesidad de regular ambas esferas del segmento.

Además, nuevamente está instalada la discusión acerca de cómo esta aportación de por sí positiva al sistema que realizan los usuarios mencionados, se vería reforzada si volviese a implantarse la deducción fiscal a los gastos de salud derivados del aseguramiento privado.

Incluso, quien se refirió a la situación fue el secretario general de la entidad, Juan Abarca, quien manifestó que “si se aplicase esta medida, el número de asegurados podría incrementar hasta en un 15%, lo que descargaría aún más al sistema público en gasto y uso de recursos sin recortar los derechos de los pacientes”.

Además, en consideración de la realización reciente de la Jornada patrocinada por la aseguradora AXA, y que fuera denominada “Los seguros personales, segmentos de oportunidad para la mediación en los tiempos actuales”, Abarca había sostenido que “como consecuencia del incremento del número de asegurados, se crearían 17.000 puestos de trabajo directos en el sector”.

Finalmente, el propio funcionario estableció que dado el actual contexto marcado por la crisis económica, y que ha obligado a las diferentes administraciones a adoptar medidas de efecto inmediato y políticas de austeridad, se debería dar un impulso al sector privado, que libera recursos de la sanidad pública y mejora la accesibilidad de la población a la asistencia sanitaria a través de una amplia y variada red de centros.