malasia.jpegLa deslocalización es un proceso dinámico que lleva años produciéndose por todo el mundo aunque los europeos y especialmente los españoles, tan ensimismados en nosotros mismos, empezamos a notarlo de manera intensa últimamente y lo seguiremos viendo porque es inevitable, entre otras cosas. Ya hace algún tiempo leí cómo una empresa externalizaba parte de sus procesos en la India porque tenían no sólo personal suficiente y cualificado sino además costes más baratos.

Claro que al decir que es inevitable queremos decir eso mismo, que nadie se escapa y ahora le toca el turno a los propios indios tal y como leo en Gurusblog. Una empresa de esta nacionalidad creará 2.000 puestos de trabajo en Malasia pero no sólo porque los costes laborales sean menores, como erróneamente se suele pensar, sino porque además les ofrecen un entorno tecnológico impresionante. La compañía india se podría inscribir en el sector servicios pero las reflexiones valen también para cualquier industria, en sentido amplio.

Fijándome en las multinacionales, o no, que en España están “amenazando” con dejar sin producción a sus factorías obteniendo una respuesta “política” consistente en negociaciones sindicales con resultados discutibles a largo plazo (bolsa de horas, menos turnos, bajas incentivadas) más otros beneficios administrativos (cotizaciones sociales, suelo industrial, financiación de esas mismas bajas incentivadas), sólo puedo pensar que se está perdiendo el tiempo ya que no se acaba de ofrecer lo que, sin embargo, sí se encuentra en países teóricamente más atrasados: tecnología, innovación y mano de obra motivada.

Enlaces: Gurusblog; Deslocalización.