mercadillo.jpg

Este modesto post pretendía incidir en esa noticia recurrente cada año respecto a la apertura comercial y cómo el número de domingos y festivos que se permite abrir a las grandes superficies (las pequeñas tienen libertad de horario) cada vez es mayor en casi todas partes. Pero entre tanto, el Banco Popular ha decidido sumarse a esta corriente “aperturista” con 200 sucursales (de momento) y de lunes a sábado en horario de tarde.

Se aduce como una de las razones para abrir más días que de esta manera se presta mejor servicio al cliente ya que éste puede acudir al comercio fuera de su horario laboral con más comodidad. Pero, si se generaliza esta idea, como bien demuestra el Banco Popular con si iniciativa, ¿quién comprará?, ¿quién irá al banco?. Los mismos que hasta ahora o menos.

Quizá se me tache de exagerado pero basta con proyectar el principio de “más días abierto y más horas=mejor” para ponernos en una situación “ideal” de máxima apertura. A mí me vendría muy bien que los diferentes organismos oficiales abriesen también los sábados, domingos y festivos de tal modo que, dándome un paseito, pudiera dejar los papeles que hasta ahora debo tramitar de 9 a 14 horas. Sí, tengo la opción de internet pero hay asuntos que no se pueden dejar al capricho de los bytes.

Tengo bastante edad como para haber conocido las épocas en las que los sábados por la tarde no había ningún comercio al que ir (a comprar va menos gente, no nos engañemos) y a nadie le pasaba nada ni había ningún cataclismo. Bien es cierto que ahora no existen las mismas condiciones, entre otras cosas porque actualemente estamos todos trabajando cada vez con horarios más amplios (flexibles dirían algunos).

El tiempo, hasta que se inventen nuevas máquinas, es un bien tan escaso como cualquier otro y requiere, por tanto, una buena y racional gestión. Ah, y no queramos para los demás lo que no queremos para nosotros.

Enlace: El País.