Cuando pensamos en empresas pequeñas, parece que a todos nos resulta lógico pensar que deben ser fáciles de administrar, pero cada día vemos como pequeñas empresas, que parecían grandes ideas en un principio, cierran. Indagando un poco en los motivos, muchas veces, se descubre que el problema no era que la idea fuera mala,  ni que se vendiera poco, sino más bien que el negocio tenía una mala administración, debido a lo cual, las pérdidas superaban a las ganancias. No existe una fórmula mágica para que una empresa tenga éxito, pero a continuación analizaremos algunas claves, que son la base para prosperar en los negocios.

Control de las finanzas.

El dinero es necesario para que una empresa funcione, pero también es el motivo por el que esta existe, no hay empresa que entre sus objetivos no tenga el beneficio económico. Pues bien, son muchas las empresas que descubren que a pesar de tener muchas ganancias, tienen pérdidas que las superar.

Cualquier empresario que quiera prosperar en los negocios, tiene que tener un control férreo de sus ingresos y gastos, y saber a dónde va a parar cada moneda invertida. Una buena forma de controlar la economía es hacer mensualmente un estado de pérdidas y ganancias. Llevar bien las finanzas es la mejor forma de prevenir que las los gastos superen a los ingresos, además, la previsión hace que se puedan tomar medidas al respecto.

Los recursos de la empresa

El otro gran valor de la empresa son los recursos:

Los Recursos Humanos, es decir la plantilla, son parte importante de la empresa, conocerlos y, sobre todo conocer sus capacidades, sus limitaciones y sus motivaciones puede ser una buena forma de mantener la empresa. Son muchos los estudios que demuestran que solo las empresas en las que las responsabilidades están repartidas entre varios trabajadores, son las que triunfan.

También es indispensable conocer y entender que suponen otros recursos con los que la empresa cuente, como la maquinaria, los inmuebles, y todo lo que de ellos derive, la capacidad de trabajo de la maquinaria, las funciones; y del mismo modo, las ventajas de nuestros edificios: los accesos, la ubicación… Pueden ser factores que determinen el éxito de la empresa y que dependen de una buena administración.

El dinero y los recursos de la empresa son dos de los principales factores que debemos tener en cuenta a la hora de administrar nuestra empresa, el resto de factores se analizarán el Cómo administrar una pequeña empresa (II)