Adulando al jefe

empleado

Los expertos dicen que las adulaciones y halagos hacia los jefes han aumentando en los últimos tiempos debido al temor que muchos empleados tienen a perder sus puestos en momentos económicos difíciles.

Sin embargo, indican que este tipo de comportamientos son perjudiciales para el negocio.
De esta forma opina, Max Caldwell, un experto en efectividad de mano de obra en la consultora Towers Perrin:  «La gente que tiende a hacerse ver, se está haciendo ver más. Realmente quieren estar seguros de que la gente se está dando cuenta de lo que están haciendo», agregando que «Es una mentalidad de ‘No sólo quiero hacer un buen trabajo, quiero que se me vea haciendo un buen trabajo».
Jennifer Chatman, profesora de comportamiento organizativo en la Universidad de California, dice que «Es lo que hacemos cuando nos sentimos vulnerables o susceptibles a las decisiones de otros».
Pero Chatman aclara que «Puede ser malo para el negocio mantener alrededor a los que siempre dicen sí«.

Aunque los números no mienten. Un estudio de la Universidad de California e indica que ser incondicional de un  consejero delegado, ha aumentado en un 64% las posibilidades de integrar un consejo de administración en un 64%.

Además otro estudio indica que aquellos que se comportan de forma aduladora tienen un 20% más de posibilidades de obtener el empleo.

Es en tiempos de crisis que siempre hay que poner en práctica el consejo de Stephen Viscusi, autor de «Bulletproof Your Job»:  «Si vienes cinco minutos antes que el jefe y te quedas cinco minutos después, el jefe no sabe cuánto tiempo estás allí. Sólo sabe que siempre estás trabajando».

Ir arriba