Ante la crisis del hipotecaria, las compañías inmobiliarias fortalecen su presencia en el mercado terciario para sortear la desaceleración de la actividad residencial. El campo al que dirigen sus esfuerzos: el alquiler de oficinas, según un informe de la consultora DBK.

El alquiler de oficinas continúa siendo una actividad rentable, con un crecimiento del 7,2% entre 2004 y 2007. El año pasado rindió beneficios por casi 400 millones de euros. 57% de este mercado se concentra en Madrid (2.200 millones de euros). Barcelona, en contraste, posee la cuarta parte, con 1.020 millones de euros. Crecimiento y beneficios que son consecuencia de un mercado que se mueve por una ley de la oferta y la demanda más rápido que el de la vivienda, aunque el informe de DBK predice que al mediano plazo la desaceleración económica se traducirá en una baja de la demanda de alquiler principalmente en la zonas de negocios de las grandes urbes.
A pesar del panorama, la consultora pronostica un crecimiento sostenido: 4.000 millones de euros en 2008 y 4.075 millones de euros en 2009.

Las 21.500 compañías registradas en el 2004 dedicadas al alquiler de oficinas se convirtieron en 50.000 al final del 2007. Las empresas líderes: Grupo Metrovacesa, Grupo Testa, integrado en Grupo Sacyr Vallehermoso, y Grupo Inmobiliaria Colonial. Concentran millón y medio de metros cuadrados.