Aunque entre inicios de mayo y este tramo final del mes, el oro ha perdido 77 dólares en su valor (paso de su valor más alto en la historia de 1.577 dólares por onza a 1.500 dólares por onza), los analistas insisten en que se debe apostar por el metal como algo más que un mero valor refugio, y anuncian que en los próximos meses no sólo va a recuperar el tramo perdido: además, aseguran, va a remontar hasta llegar a los 1.650 dólares por onza.


¿Las razones para el vaticinio? El oro, a decir de sus defensores, ha perdido fuelle debido a la momentánea recuperación del dólar. Como la euforia por la muerte de Osama no puede tirar para siempre, el dólar va a depreciarse nuevamente, y eso impulsará al oro a recuperar buena parte de su valor, y en la medida que el dólar se deprecie aún más, el oro ganará tramos.

Un segundo factor que impulsa al oro son las compras del metal dorado que han realizado México, Rusia y Tailandia. Sólo en el primer trimestre del 2011 esos tres países han aumentado sus reservas en 126.9 toneladas. Compras a futuro que si bien no impactan en el precio del oro directamente, si son un aliciente para suponer que el metal no perderá tramos en lo inmediato.

 

También te puede interesar:
Amazon NO ha comprado BuyVIP