-

Aprender cada día




Aprender cada día

Existen personas que creen que ya lo saben todo, en ocasiones, se sienten así por el hecho de tener una titulación, o porque llevan muchos años trabjando en un mismo campo. Lo cierto es que estas personas tienen el corazón y la mente cerrada al aprendizaje por pura soberbia, por pura rutina o porque no entienden que la meta de cualquier persona debe de ser aprender cada día algo nuevo. Algo que no sólo es aplicable al ámbito profesional sino también, al plano personal.

Aprender cada día impllica también renovar de una forma regular la actitud con la que acudes a la oficina. No te centres en lo negativo y en aquello que te preocupa. Apuesta por pensar en lo positivo. Por ejemplo, tal vez puede que no ganes un gran sueldo, pero sin embargo, quizá tengas la suerte de tener un excelente ambiente de trabajo o un buen jefe. En otros casos, también puede que mucha gente te tenga envidia por el buen horario que tienes.

Aprender cada día también implica tener un compromiso firme con la formación. Por ello, no lo dudes y apuesta por el conocimiento. Realiza cursos, comparte inquietudes con otros profesionales de tu misma área, establece contactos profesionales… Disfruta de tu vocación y sé feliz.  

Imagen: Ciclog


También te puede interesar:
¿Cuándo no debes preparar una oposición?

Lo último...