Una tienda online en internet es algo fácil de tener y de gestionar, sobre todo si ese es tu negocio. Sin embargo para que la tienda triunfe, no es solo que tenga muchos productos que llamen la atención a los usuarios de internet y a los que lleguen a tu página sino que esté bien puesto todo, es decir, organizado, gestionado y, en definitiva, listo para dar a esa persona toda la información disponible sobre el producto (solo faltaría mandárselo a casa y que lo probara para ver si lo compra o no).

Entre los aspectos que has de tener en cuenta para una tienda online el catálogo es uno de los más importantes. Un catálogo es aquella parte de la página donde se encuentran todos los productos que tienes para vender. Por tanto, una organización en ésta puede suponerte tanto una mejor opinión de ti como mayores ventas al ser fácil de comprar.

Has de tener en cuenta detalles como las categorías, algo importante pero nunca por exceso. No puedes crear categorías y categorías, eso hace que los clientes no sepan cómo buscar y se cansen de intentarlo. Has de poner categorías generales y después, siempre siguiendo la regla de “pocas”, unas subcategorías si se hacen necesarias.

También conviene poner un buscador para que, si esa persona sabe el nombre del producto, lo pueda buscar sin necesidad de navegar. Ahora bien, en ese producto que busca, así como en todos en general, una sección de productos relacionados (que no productos que hayan comprado otros) puede ser útil para que la persona, si no está buscando nada en concreto pero sí mirando, pueda echar un vistazo a productos similares.

En cuanto a los productos, éstos han de ir lo mejor descritos posible, con su ficha, especificaciones, precio, descuentos si tiene, opiniones de personas que los han comprado, fotografías y, si es posible, vídeos.

Todo eso hará de tu catálogo un catálogo interactivo y los clientes estarán más satisfechos porque acercas el producto todo lo que puedes a las personas.