saludo.jpgPara quien considere, desde fuera generalmente y con poca información además, que la llamada web 2.0 no es más que una moda pasajera o un invento sin repercusión, cada vez hay más pruebas de que más que una etiqueta estamos hablando de una auténtica forma de entender los procesos humanos en general y los económicos en particular.

Esta es la conclusión que saco para la noticia de que el Banco Sabadell e IBM colaboran para incorporar la web 2.0 a los servicios financieros focalizándose en el software social, la participación, nuevos medios y aplicaciones destinadas a dispositivos especializados.

Los beneficios para estas entidades parecen bastante claras pero a mí me gustaría que esas consecuencias positivas se visualizaran clara y prontamente cara a los clientes y consumidores en general.

Al fin y al cabo, si algo está introduciendo la nueva web es la transparencia.

Vía: eleconomista.