Malos tiempos para la eurozona, ahora no solamente nos encontramos en recesión los países periféricos, se acaba de anunciar que los del norte también está retirando el pie del acelerador, Holanda, Austria, y Francia junto con Alemania tienen la recesión  a la vuelta de la esquina. La verdad es que mantener el euro a flote está costando demasiados sacrificios, demasiado desempleo, numerosos cierres empresariales, expectativas inciertas a medio plazo. El futuro económico se vuelve a ensombrecer, vuelven los tonos grises y oscuros. Aunque nuestro banquero por excelencia, Emilio Botín, se pronunciaba recientemente bastante optimista, publicando un clarividente artículo en el diario El País, lo titulaba “No hay Plan B”, a don Emilio le pasa como a mi admirado Van Morrison en su último álbum presentado en sociedad, Botín ha nacido para ser banquero, además muy astuto y listo, asó como el de Belfast solo quiere cantar y ser feliz con su banda jazzy. Decía Botín que Europa debe agilizar la toma de decisiones en el planeta financiero, no caben dilaciones ni rémoras, hay que conseguir cuanto antes una fuerte unión bancaria, necesitamos un sistema financiero europeo muy cohesionado, de esta crisis todos hemos aprendido y no podemos arriesgarnos a caer en los mismos errores. Además, en un plazo de cinco/diez años nada será como antes, nuestro viejo y envidiado Estado de Bienestar no será ya lo que fue. Por lo tanto, seamos conscientes de las grandes transformaciones económicas, industriales, sociales y culturales que se están produciendo ya en el sistema capitalista y globalizado. Por ello debemos avanzar con absoluta convicción hacia un proceso de integración europea con realismo. De forma paulatina se van cumpliendo las reflexiones y teorías del gran economista austriaco y profesor de Harvard, Joseph Schumpeter, el hablaba de un irreversible proceso de destrucción creadora en el seno de del tejido empresarial capitalista, de ahí que se insista en potenciar la innovación empresarial, que se vaya creando un nuevo estilo de gestión empresarial capaz de afrontar los retos para los próximo 10 años.

 

Rendimos homenaje a la figura inolvidable de Luis García Berlanga, un modelo austrohúngaro de vida y actitud de lucha ante las dificultades de la vida. Todos sabemos, sobre todo a aquellos que nos gusta el cine, su capacidad de síntesis y de realismo que fue capaz de poner en el desarrollo de su obra cinematográfica, sobre todo en su primera etapa (El Verdugo, Bienvenido Mr. Marshall, Los jueves, milagro, etc). No me canso de ver toda su filmografía, siempre aprendemos o descubrimos algún detalle que no apreciamos en los anteriores visionados. Absolutamente recomendable su cine y su mensaje subliminal.  Desde ya, podemos acceder desde cualquier ordenador el berlangafilmmuseum. com.Es un museo virtual donde podemos encentrar todo un mundo berlanguiano, para disfrutar de lo lindo, leyendo todos sus artículos, sus guiones, cartelería de sus películas, etc. Este gran paso es absolutamente innovador, el primer museo virtual de un cineasta. “Hemos investigado mucho, y puede que sea el primero del mundo, pero no estamos 100% seguros”, explicaba Rafael Maluenda, colaborador de Berlanga y director del Berlanga Film Museum. Una de las pocas alegrías culturales que celebramos y animamos desde aquí a su visita, es una forma de sustraernos de esta pesadilla financiera que nos invade noche y día. Revisando sus películas y releyendo sus trabajos publicados estoy convencido que nos fortalecerá las neuronas para afrontar cualquier situación por dura que sea.