José Montilla, presidente de la Generalitat de Catauña, aprovechó su presencia en Japón para transmitir confianza a las empresas multinacionales con el objetivo de que las mismas  consoliden sus inversiones y conviertan a la región en base de negocios europeos. Además, se busca que desde Cataluña, los japoneses puedan acceder de forma más directa a Latinoamérica.

Montilla, arribó a Tokio en el jornada de ayer, acompañado por el vicepresidente catalán, Josep Lluís Carod-Rovira; el conseller de Innovación, Josep Huguet, y la secretaria de Asuntos Exteriores, Roser Clavell.

Horas después se hizo presente en la Embajada de España la cual lucía en su fachada la bandera catalana al lado de la española.  Allì, Montilla, presidió una recepción que el embajador Miguel Ángel Carriedo Mompín organizó junto a la colonia catalana en Japón, a la que acudió un centenar de personas. Los contacton continuaron en la jornada al ser recibido por el príncipe heredero Naruhito, en el palacio imperial de Japón, y el ministro de Economía, Toshihiro Nikai.

La visita, la quinta de un presidente catalán al Japón, tiene como claro fin reforzar lazos con el gobierno japonés y cuidar a las multinacionales, que dan trabajo en Cataluña a 15.000 personas.