Emprender, una palabra que está muy de moda en la actualidad, no es nada sencillo. Además de tener muy clara la idea de negocio que queremos llevar a cabo, es importante contar con una buena entidad bancaria que nos ayude en todo este proceso y que nos ofrezca una serie de servicios para la buena marcha del proyecto. Por suerte, nos podemos encontrar comparadores bancarios que nos pueden ayudar en la elección. Es el caso de https://www.bank4pro.es en el que una simple búsqueda nos ofrece diferentes alternativas según nuestras necesidades. Pero dejando esto a un lado, hoy queremos explicaros algunas claves que cualquier emprendedor debería tener en cuenta a la hora de buscar el banco con el que trabajará.

Internacionalización

Hay veces que a la hora de empezar un negocio, las miras no están puestas solo en el mercado nacional, sino también en el internacional. Operar con el extranjero, aunque no es complicado, sí que es necesario tener en cuenta ciertas cosas para no cometer errores que puedan pasarnos factura en el futuro. En este sentido, si la empresa realizará transacciones comerciales en otros países, podría ser necesario requerir financiación para realizar pagos, garantizar los cobros mediante el giro de recibos o letras de cambio, pagarés o la emisión de créditos documentarios. Por todo esto, aquellos bancos que tengan presencia en otros países, o cuenten con una amplia redes de bancos corresponsales, podrán ofrecer un mejor asesoramiento.

Gestión de pagos y cobros

Está claro que la gestión de pagos y cobros es una de las cosas más importante para cualquier empresa. No solo para las nuevas, sino también para las que llevan un largo recorrido comercial. En este sentido, es importante contar con la ayuda de un banco que nos permita la gestión con éxito de los pagos y asegurar los cobros. Aquí podemos encontrarnos servicios como los TPV’s en caso de que se trate de un comercio físico, pasarelas de pago para los comercios y tiendas online, la emisión de tarjetas de créditos con las que poder hacer los pagos, servicios de confirming o de factoring. Todos ellos ayudarán a realizar una correcta planificación de la tesorería de la empresa tanto a medio como a largo plazo.

También te puede interesar:
Dos euros por cada gol del Real Madrid

Cobro de comisiones

Al igual que sucede con las cuentas particulares, las cuentas bancarias para empresas o negocios llevarán asociadas una serie de comisiones. Lo más importante aquí es saber negociar con los bancos estas comisiones para que sean lo más reducidas posibles. El acuerdo final estará marcado por el flujo de transacciones que se prevé realizar durante un periodo de tiempo.

Además de las comisiones, el precio por el mantenimiento de las cuentas que se tengan abiertas también serán motivo a tener presentes. Los bancos suelen cobrar una cantidad, ya sea mensual o trimestral, por tener abiertas cuentas con ellos. Buscar bancos que nos quiten este mantenimiento o que lo reduzcan al mínimo puede ayudarnos a ahorrar una importante cantidad al final del año.

Financiación

Quizás sea una de las cuestiones más importantes a tener en cuenta a la hora de decantarnos por un banco u otro. Poner en marcha cualquier negocio requiere de una fuerte inversión que no todo el mundo puede hacer sino es con ayuda de los bancos. Hay entidades que ofrecen características especiales en aquellos casos que se trata de emprendedores para ayudarles a hacer realidad su sueño.

Contar con un sistema de financiación, permitirá a los que estén iniciando su negocio afrontar el pago de cualquier cosa que necesiten para el buen funcionamiento de su negocio. Lo que sí se debe tener en cuenta, es que dependiendo del punto de maduración en el que se encuentre la empresa, se podría optar por distintos modelos de financiación. Entre estos nos podemos encontrar:

  • Modelos de financiación a corto plazo. Aquí nos encontramos las tarjetas de crédito, créditos comerciales, descuentos de efectos o similares.
  • Modelos de financiación a largo plazo. En este otro grupo nos encontramos servicios de financiación como los préstamos a empresas, leasing o líneas de financiación.
También te puede interesar:
Emprender con espíritu positivo

Independientemente del tipo de modelo elegido, lo que sí es necesario conocer y negociar son los gastos derivados por la puesta en marcha, así como los intereses que nos apliquen en cada uno de los casos, dependiendo del plazo de la operación.

Rentabilidad

Por último queremos destacar el apartado de la rentabilidad. Llevar a cabo un buen manejo del dinero en caja, puede reportar interesantes beneficios a las empresas. Debemos buscar bancos que sean capaces de ofrecernos algún tipo de rentabilidad por ese dinero que la empresa pueda tener en la cuenta para hacer frente a los pagos.

Además de todo lo que hemos hablado en nuestro artículo, ¿qué otras cosas pensáis que deberían tener en cuenta los emprendedores a la hora de empezar una relación con una entidad bancaria? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!