Coaching: admitir los erroresHoy en Zona Empresas dedicamos un espacio a la reflexión sobre la actitud que una persona debe adoptar ante sus fallos o errores. Sin duda, el primer paso para poder avanzar es admitirlos, de lo contrario, alguien puede quedarse estancado en el fracaso.

De hecho, existen fracasos que potencian al máximo el poder negativo de una derrota y pierden su propia autoestima en el fracaso. En el caso de aquellos errores que afectan a otros compañeros de trabajo, así sucede cuando se trabaja en equipo, es indispensable pedir disculpas para restablecer el equilibrio en las relaciones sociales de compañerismo.

Por otra parte, en ciertos momentos, también es necesario asumir los errores delante del jefe. Sin embargo, muchos empleados tienen una soberbia interna y consideran que dar este paso es humillante. En realidad, los erres están para corregirlos, para avanzar, crecer y mejorar a nivel laboral.

En otras ocasiones, una persona también puede que tenga que disculparse con un cliente ante cualquier queja o demanda de éste. No todas las empresas dan un exquisito trato al cliente, por ello, es indispensable apostar por un trato personalizado y muy cercano.

Pedir disculpas es un gesto de humildad y de sabiduría que te permite avanzar en tu carrera con honestidad y fortaleza emocional.

Imagen: Centro Infantil Ábaco