Según ha comunicado por estas horas la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, se notifica acerca de un “error” presente en la reforma realizada en el Código Penal en el año 2010 que obligará, a partir de este momento, a reducir la pena impuesta en casos de comisión de delitos de daños terroristas, pasando los mismos de los actuales cinco años de pena a los tres que deberán quedar establecidos en breve.

Hay que destacar en primera instancia que esta resolución se desprende de un auto hecho público en el día de ayer, en el que se revisa la situación de un condenado por este delito, Aliande Hernández, a petición de su defensa, mediante los artículos 263, 264 y 266, que no establecen una pena agravada en el caso de que los daños cometidos sean de tipo terrorista, aunque sí le habían sido adjudicados en su momento.

De esta formas, los daños ordinarios y los terroristas llevan aparejada en el Código Penal la misma pena que los delitos comunes de la misma índole, aunque sí está hecha la aclaración para los de especie “informáticos con incendio”, que tienen sentencias de hasta cinco años.

“No es descartable, sino casi seguro, que este efecto favorable al reo sea producto de un descuido del legislador. No parece que, por muy ambiciosa que haya querido ser la reforma, fuera la voluntad del legislador sancionar más gravemente los daños informáticos que los comunes”, admitieron en el fallo los magistrados Fernando García Nicolás, Ángel Luis Hurtado y Enrique López; en lo que evidentemente constituye una equivocación bastante burda.

Es por esta razón que los jueces interpretan que en la redacción del texto legal se cometió un error y se relacionó el tipo agravado con la quema de ordenadores cuando lo que se pretendía era aparejarlo a los actos de tipo terrorista, aunque realmente no estaba especificado de ese modo.

Sin embargo, el propio Enrique López sostuvo que “habitualmente no se causan mediante incendio o explosión sino por otros medios más sofisticados y que tienen que ver más con el uso de la ciencia informática”, por lo que Hernández quedaría exceptuado en este caso.